jueves, 24 de enero de 2013

Real de Catorce terminando el 2012

Pues yo no soy así muy afecto a la música en español, me produce tirria, prurito, asquito y ascote, vómito, fúchila y guácala oír grupetes de cuarta como Moderato, Maná, Aleks Sintek, Cafe tacuba, putos como el Yahír o el drogadicto y sobrevaluado Luis Miguel y demás pseudomúsicos baratos con mucha publicidad y muchos Naco-Fans que los siguen como pinches zombies y los aclaman como si fuesen Joshua Bell o Satriani. Malditos nacos que se quejan de las retrasadas mentales Beliebers o las Directioners y se sienten muy "cultos" muy "mexicanos" y muy "rudos" por oír porquerías avaladas por televisa con exactamente la mismita calidad que Gloria trivias o RBD.

Pocas son las bandas en español que para mi gusto rifan, por ejemplo La Maldita Vecindad 



 




o Molotov, a quienes considero pioneros en su estilo particular -aclaro que yo no se historia de la música ni nada- y que produjeron éxitos propios más que traducir y hacer su carrera con covers en español de rolas gringas, como se venía estilando en México en la época del Rock n' Roll.

Afortunadamente, mi buen amigo R. me invitó a un concierto medio underground. Confiando en su buen gusto y algunas afinidades musicales que compartimos me animé a ir. Sabía que era un grupo nacional pero si mi amigo es Fan de la banda entonces algo bueno habrían de tener, además tenía rato que no iba con algún compa a echar las chelas oyendo musiquita. Pues nos quedamos de ver y nos fuimos disfrutando de una amena charla en el camino. Llegamos al lugar allí en avenida Cuauhtémoc, denominado Alisia, donde no hay pierde porque al lado hay un Table y junto al table un chippendale, por si se les ofrece después de las tocadas musicales y tienen dinero se meten a otras "tocadas" jajaja. Mi cuate hizo fila (para el concierto eh, ociosos malpensados) mientras yo me lancé por algo de comer porque ya traía hambrita.

Una torta de pastor y un agua de horchata después regresé comiendo papas a la francesa a la fila, que ya estaba hasta la esquina pero no hay bronca, estábamos adelante. 

Para mi, Real de Catorce es un pueblo, pero resulta que también es una banda. Yo pensaba "lo que toquen por lo menos lo han de tocar chido", y le pregunté. Me dijo que tocan blues y ese día iban a tocar sus rolas más perronas, y yo "aaaahhhh, entonces si me va a gustar" =P

Ya con las pilas puestas se dio paso a la gente, empezamos con las chelitas frías y apareció "castaña" que después puse más atención y resulto ser Castalia jajaja. Ellos abrieron la noche y rifaron con un estilo sabrosón jazzero que en sus propias palabras le inyectaron blues y huaracha... la cuál nunca hallé pero esta banda zacatecana comenzó a prender a la minimultitud. Click para ver las fotos más grandes.

Al terminar ellos la gente abarcaba entre 1/3 y 1/2 más o menos del lugar y todos con buena vibra.

Siguientes fueron los de la banda Xochihua, que empezaron con muy buena música y una voz que no me latió, pero sólo la primera canción porque ya después se compuso. Sus siguientes temas se fueron fumando (y por cierto, alguien andaba quemando motita) y tocaron poco a poco más psicodélico hasta meterte en un viaje sin necesidad de LSD. Rifados, muy rifados, especialmente el baterista, qué duro le pegaba. Salen y ya está prácticamente lleno el lugar.

Mientras el buen R. se lanzó por otro par de chelas ví a un monito en silla de ruedas y pensé que chido que venga a disfrutar... y resulta que era el líder de la banda JAJAJAJA ¿se nota que era la primera vez que los veía?

Ya todos le gritaban y yo esperaba ver si de verdad eran tan buenos... y pues sí. Sí lo son.  El sentimiento, la letra, la música, el carisma, de verdad que se nota cuando la gente AMA lo que hace, lo goza y transmite ese sentimiento al público. Qué concierto tan fregón. Los $100 valieron cada centavo. Con todo y algunos errores de audio en la cabina la música y el ambiente bohemio no perdieron la escencia.

Siempre lo he dicho, una banda cabrona va a lo que va y sin mamadas, no va a estar haciendo puterías de emos, regetoñeros, poperos o dizque anarquistas. Chingones los que conquistan al público con su talento y no con propaganda. Chingón "José" que es todo un máster con la harmónica a pesar de su esclerosis y que con todo y eso se ofrece a su público. Salió en su sillita de ruedas cubriéndose con una bufanda y a la salida a su automóvil ya llevaba su tanque de oxígeno. Esos son huevos.



Ya al final, para asentar las chelas y con un poco de frío, a la salida el típico carrito de hot-dogs, y que me aviento 4 jojojojojo. Luego llegó el taxi que pidió R. y ámonos.

Los que no conocen a estas bandas, no hay pena, yo las acabo de conocer hace 1 mes. Búsquenlas en Youtube y vean de lo que se estaban perdiendo.

fin.

1 comentario:

  1. Bueno, ya que no puedo dormir, los voy a buscar para conocer si de verdad me he perdido de algo bueno.


    ¿Donde te cupo tanta comida?jeje


    Saludos

    ResponderEliminar