miércoles, 19 de octubre de 2011

Lástima

Pues ahí tienen un viernes, ya saben, de esos dias que estás hasta el tope de chamba y si de por sí sales tarde, esos días más. En la oficina 2 compañeras y yo empacábamos nuestros tiliches para retirarnos a nuestras respectivas viviendas o pedas o reuniones o lo que sea que fuese que teníamos planeado para acabar el viernecín. Ya estaba yo agarrando mi portafolios y una de ellas dice serena y tranquilamente "ay miren algo se está quemando". Los mexinacos, morbosotes como somos (y ni traten de justificar que se asoman para ver si están en peligro) le preguntamos "¿si? ¿dónde?" Acto seguido nos señala las oficinas del PRI y el humo que empezaba a salir, mucho, denso y negro. Luego cambió a blanco y disminuyó un poco y dicen mis amigas "ya de seguro lo están apagando" pero no, eso solo significa que se están quemando materiales más tóxicos y que se va a poner más perro. No me creyeron sino hasta que vieron las llamas por encima del edificio del pri y que la columna de humo se ensanchaba y ennegrecía más. Los bomberos tradaron en llegar como 10 minutos y eso que allí cerca esta la estación que antes fue el Lobo Ombo o como sea que se escriba.


La gente del PRI estaba muy tranquila y observando desde la azotea de su edificio, entonces dije nel, no se están quemando los priístas como en la política, no son ellos, ha de ser el McRoñas o el Walmart.
Después de varias fotos y videos donde desafortunadamente no pude capturar las llamas del fuego que además se expandió por el fuerte viento,  de ir a otra oficina y ver cómo el humo llegaba a la alameda y de que mi padre me mensajeara para saber si estaba bien, nos cansamos, satisficimos nuestro morbo desde segunda fila (la primera la tenían los del pri) y nos fuimos. Ya cerca del metro Revolución hice otra toma y en el Viana en las pantallas de plasma en exhibición veíamos la cobertura en vivo de cómo se achicharraba WalMart hasta los cimientos.
Ya ni me puse a imaginar qué pasó con la gente que desalojaron, si los clientes corrieron despavoridos o alcanzaron a robarse algún producto durante la confusión, se supone que hubo 4 lesionados. 2 horas después de que inició, más o menos, yo andaba por los rumbos del palacio de los rebotes, allá por velódromo y aunque estaba oscureciendo se veía la columna de humo aún saliendo. 


No siento nada por los dueños de walmart, los hijos de la fregada son millonarios y están asegurados, incluso los gastos de la tienda nueva los van a deducir de impuestos. Putos todos ellos.
Lástima de los alimentos al carbón.
Lástima de los lesionados.
Lástima de la gente que por el susto dejó ese empleo.
Lástima de mi ciudad, ya bastante contaminación tiene y échenle esto.
Lástima de la vialidad sobre insurgentes.
Lástima de las gentes que desalojaron o que no permitían entrar a sus casas (aunque sea por su seguridad).
Lástima de los vecinos que van a soportar el ruido de la reconstrucción...


Y lástima que no haya sido el PRI el que se quemó, nos hubiéramos librado de muchas ratas, políticos mierderos, parásitos pocoshuevos, perros que se arrastran por un hueso. Lástima que no se quemó el PRI, el PAN, el Perderé y todos los demás.




4 comentarios:

  1. Lamento lo mismo que tú!!! aunque si hubiera sido el PRI igual muere el pueblo intoxicado de tanto ser podrido. Aunque lamentablemente asi tinen a nuestro pueblo ...asfixiado. Igual atentado contra las 3 P's se da algún día.

    salu2!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Nad, y lo más "pior" es que los pueblos tienen el gobierno que permiten o que se merecen, ya sea por acción o por omisión.

    ResponderEliminar
  3. recuerdo haber comentado en esta entrada, pero no veo mi comment :S

    ResponderEliminar
  4. a veces pasa reptilio, ya sabes que la tecnología no es 100% confiable

    ResponderEliminar