jueves, 1 de enero de 2015

En sus marcas, listos... moquito en el agua

Nunca me había tocado una navidad lluviosa.

Y con esa peculiaridades comenzamos el año.


Y andábame yo urgando la nariz cierto día, cuando pensé en la gran variedad de colores que surgen de las miles de cosas microscópicas que entran en tu nariz.

Tengamos en cuenta que la mucosidad, así como la úrea o el plasma sanguíneo o la saliva, todos ellos en sus respectivas glándulas son elementos limpios que solo adquieren esa clasificación de "sucios" al entrar en contacto con las bacterias y suciedad.

Así, pues, en vez de papel abrí la llave del agua y enjuagué mi mano e inmediatamente comencé a pensar en el recorrido del moquito, algo así como la canción de la Agüita amarilla (si no la han oído búsquenla en el youtube).

Ya pensando en mocos me acordé de pegajoso, el de los cazafantasmas.

Así que, después de este post sin sentido, vienen muchos más. No me culpen, me oxidé un poquitín con tanto que me explotan como godínez.


Pero, bueno, a seguirle chingando, mi propósito de año nuevo (jajaja oiesamamada) es tener el doble de


Así que bendita -no siempre virgen- Sasha Grey, aunque te hayas retirado del porno, a tí dedicamos nuestras plegarias, cada quién a su modo...




















...para que este año


Quién sabe, quizá se te hagan realidad.

 Y fiN.

1 comentario:

  1. Nunca se me hubiera ocurrido a dónde van a parar los mocos, npi y como estoy desayunando prefiero no pensar.

    Un abrazo de esos de inicio de año.

    ResponderEliminar