martes, 11 de enero de 2011

No es un país para gordos

- AVISO - ESTA ENTRADA EN EL BLOG PUEDE HERIR SENTIMIENTOS Y SE REFIERE A LOS GORDOS QUE ENGORDAN POR ELECCIÓN Y QUE NO SE PREOCUPAN POR ELLOS MISMOS NI POR LOS DEMÁS, NO HACE REFERENCIA A AQUELLOS QUE TIENEN ENFERMEDADES, POR EJEMPLO EN LA TIROIDES.

La falta de educación, las pocas oportunidades de un buen empleo, la falta de prestaciones y condiciones dignas de trabajo para quienes lo encuentran (hablo de la mayoría, no de los banqueros ni los políticos), aunado a la vida tradicional del mexicano, sus valores y sus ideosincracia, han conducido a la población adicta al sedentarismo y otros vicios, a que sus condición física se vea minada por el estrés y la mala alimentación, pues trabajando más de 8 horas + el tiempo de transporte necesario + el cumplimiento de las obligaciones en casa + atender las necesidades de la familia (según sea el caso), hacen que el tiempo libre se dedique a descansar y recuperarse para el siguiente día de trabajo. No resulta fácil entonces planear una alimentación adecuada y balanceada, además no todos tienen acceso a un especialista en nutrición. Tampoco existe la disponibilidad, o la capacidad, o simplemente no les gusta realizar actividades físicas.

El resultado: el país número 2 en el mundo con gente gorda y el deshonroso número 1 en niños gordos.

Típico, hasta que la OMS y la ONU lo publicaron fue hasta que el gobierno mexinaco puso manos a la obra con programas paliativos, y quizá un asomo de medidas preventivas. Aunque claro para cambiar toda esta situación que se ha gestado durante más de 50 años hacen falta otros 50 años como mínimo. Y en la ya de por sí amolada ciudad de México con todas sus deficiencias, veamos el transporte:


Metro: nunca se pensó para el mexinaco gordo, los asientos son para personas de complexión media o media-delgada; hoy en día cualquier "doña" ocupa asiento y medio, y los gordos con IMC=30+ ocupan cais los 2 asientos. Tienen problemas para usar los torniquetes.


Micros/peseras/camiones: los micros son deplorables, ahora súmenle la música de porquería, los malos tratos, el índice de criminalidad, los asientos incómodos y los asientos chiquitos, que si para una persona no-gorda son pequeños e incómodos ahora imagínense para un gordo o un gordotote. Sin contar con que estorba los micropasillos del mircobús, no cabe en la puerta.


Automóvil propio: por fuerza un auto que no sea compacto o un compacto con asientos que se puedan hacer para atrás, de ahí en fuera es peligroso que la panza no les permita maniobrar correctamente el volante. El cinturón de seguridad les queda ajustado, pero en csao de accidente ¿pueden salir por una ventana? parece difícil...


Aunque ser gordo es una realidad y ahora es más cotidiano que nunca, resulta hilarante y hasta obsceno que un gordo por ejemplo 110Kg se burle de otro que está más gordo, digamos 150Kg (entendible en términos de autoestima, pero igual de inútil en términos de salud), además de que su circunferencia no varía mucho.


Los gordos se fatigan en las escaleras, pasos a desnivel, puentes peatonales, edificios, metro subterráneo o elevado. Los edificios y varias tiendas departamantales de más de 2 pisos no tienen escaleras diseñadas para gordos, supongamos que usen el elevador, pero en una emergencia tipo incendio o terremoto se van a quedar casi atorados o bajarán muy lentamente y van a ser responsables de la vida o mejor dicho de la muerte de los no-gordos que vienen detrás pero no pueden pasar.


Este problema de salud pública puede combatirse eficazmente con una combinación de dieta balanceada y ejercicio, sin que esto signifique que te mueras de hambre ni que te conviertas en atleta de alto rendimiento, pero también es un hecho que el ser humano es primitivo y simiesco muy a pesar de su cerebro con lóublo frontal más desarrollado, el ser humano tiende a buscar lo placentero y a dejar de lado o evitar lo desagradable, en otras palabras, cambiar tu forma de comer, de hacer actividad, de divertirte, de trabajar, etc. cuesta trabajo y por eso no se hace, y un factor más es la ignorancia. Las personas que toda su vida han sido gordas o que nunca han comido saludablemente o que nunca han hecho ejercicio no saben los beneficios que estos conllevan, y es poco probable que por el simple hecho de que se los digan lo hagan.


En conclusión, los gordos seguirán siendo una molestia para los no gordos y una molestia para ellos mismos, debido a las medidas ineficaces de nuestras autoridades de gobierno, de salud, de ingeniería civl, de transporte, etc.


Antes de que alguien se sienta herido en su susceptibilidad y pregunte qué hago yo para cambiar esta situación, informo que promuevo e invito a las personas que conozco los beneficios de comer saludablemente y hacer ejercicio, obviamente no voy a ir de puerta en puerta, no es mi función pero trato (fuera del internet) de que la gente se eduque deje de ser ignorante y viva mejor, que se despoje de sus hábitos no saludables, que haga algo consigo mismos pero hasta allí, no soy niñera de nadie y no voy a llevar de la mano a cada gordo al nutriólogo, además de que sería una agresión el decidir por él lo que le conviene, muy a pesar de que yo pueda estar en lo correcto, esto me da pie a otra entrada en el blog: las decisiones de la gente, léalo algún día que se publique en este mismo blog incómodo (si quiere y si no pues no)jeje.

2 comentarios:

  1. pues muchas veces si es por falta de informacion y hueva, pero muchas otras si es por falta de tiempo y de oportunidades, en fin que cada quien se haga responsable

    ResponderEliminar